Blog

Aceptar y soltarlo

ACEPTO Y ME DEJO LLEVAR

Descubrí la expresión «déjate llevar» estaba de moda y que se usaba continuamente. Especialmente para especificarle a una persona que no sirve de nada controlar una situación, a una tercera persona o a uno mismo. Así que hablamos de aceptar y dejarse llevar.

En una determinada época, yo pensaba que aceptar significaba rendirse y bajar los brazos.

Me equivocaba y, por suerte, me di cuenta.

Nunca acepté este mundo tal como era. Intenté comprender lo incomprensible y me centraba en aquello que estaba mal : injusticias, guerras o comportamientos desviados. ¿A dónde me llevó eso? A la frustración y dolor. Ciertamente me estaba concentrando demasiado en lo que estaba mal.

Entender que lo que experimentamos es el resultado de un proceso mucho más distante y complejo de lo que podemos creer, y sentirse ofuscado y horrorizado por ello no sirve para cambiarlo. Centrarse solamente en lo que no funciona implica perderse el otro lado y mantenerse en la dualidad. Lo que refleja la dualidad interna.

Comprender que todas las injusticias externas eran sólo un reflejo de nuestros sentimientos internos, supuso una gran revelación para mí.

¿Sigo siendo justa? ¿Todavía estoy en armonía? ¿Aún estoy presente? No.

Por lo tanto, no es justo culpar al mundo por lo que no somos capaces de transmitir en nosotros mismos, en nuestro interior y en nuestro entorno más próximo.

No obstante, aquí abajo suceden cosas inaceptables.

Con el pretexto de que no tengo ningún control directo sobre ciertos fenómenos, ¿debo aceptar la pedofilia? ¿El racismo? ¿La tortura? ¿La esclavitud? ¿El maltrato en todas sus formas? No lo creo, en absoluto.

No se trata de aceptarlo en el sentido de aprobarlo, sino de aceptarlo como parte de una determinada realidad integrada en este mundo. En un hecho. ¿Qué revela? ¿Y qué puedo hacer ahora?

¿Puedo cambiarlo? ¿Puedo denunciarlo? ¿Puedo representar yo misma lo que considero integridad o armonía?

A veces, me lo recuerdo: no aceptar reglas que no me parecen justas, no aceptar lo que se me presenta como una verdad que no corresponde a la mía, no aceptar las atrocidades que se están cometiendo hoy en el mundo, en organizaciones secretas y en otros lugares y no aceptar la dominación y la alienación que algunos pueblos continúan sufriendo, etc…..

Por lo tanto, no puedo apartar la mirada de lo que sucede ante mí.

 

ACEPTAR Y CONSENTIR

Creo que la palabra desrenponsabilización encierra una trampa.

Algunas personas no se sienten preocupadas por las injusticias o excesos que este mundo muestra sin verguenza bajo el pretexto de la aceptación. Exhiben esta carta comodín para decir: «Bueno, así son las cosas» «Es la voluntad de Dios» «Hay que aceptar la realidad» «Bueno, no se puede hacer nada» «No es mi problema. ¡Ya tengo bastantes cosas de las que preocuparme!».

Y de este modo se abre la puerta hacia otro lado. la gente sufre pero lo más importante es ser feliz: «¡Be happy ». ¡Maldita sea! ¿Qué demonios es esto? Lo noto aún más porque veo todo lo que sucede en torno al desarrollo personal especialmente con mi trabajo de acompañante. ¡Desviar la mirada de lo que está sucediendo a tu alrededor es apartarte de ti mismo!

Es como si en esta esfera, dejarse llevar fuera sinónimo de «pasar de todo» y desapego significara «Me ocupo de mi propio ombligo»

Creo que esto caracteriza al mundo de hoy y los horrores que lo asolan.

Bueno, lo acepto: ¡todo es perfecto ya que es obra de la Creación! Y no hago nada, instalado cómodamente en mi rinconcito (que, por cierto, no durará).

 

SIEMPRE HAY ALGO QUE HACER.

Hoy en día entiendo mejor lo que es la aceptación.

Aceptar que el mundo no va bien significa concentrarse en nuestro propio destino. En nuestro trabajo interior. Esto está lejos de ser obvio para las personas que son muy empáticas y muy sensibles a lo que sucede a su alrededor, pero no es incompatible.

¿Cómo puedo representar, a mi propia escala, lo que quiero ver un día manifestándose en este mundo? Si tengo la oportunidad de actuar, ¿lo haré? ¿A caso el trabajo interior es incompatible con las acciones militantes?

Tiendo a decir que no, todo depende del tipo de las acciones que se tomen y de la conciencia que las emprenda.

¡Y aquí entran en juego mis pequeñas historias! Las que mantienen el rumbo hacia nuestros propios logros y metas. Para mí, esta es la manera de afrontar mi vida. De llevar la magia por doquier, lo mejor que puedo. A veces de un modo un poco infantil e inocente… ¡Pues mucho mejor! Esto se equilibra con mi lado más serio e intelectual.

Esta es una de las razones por las que una de las estrategias de los materialistas empedernidos consiste en MATAR LOS SUEÑOS.

Matar sueños para anclar a los seres en una falsa realidad prosaica y cargarlos con toda la pesadez que la mezquindad de este mundo puede albergar. Esto comienza muy temprano, sobre todo con los niños muy sensibles y todavía impregnados por una pureza palpable: hay que sacarle de su mundo, ¡es un soñador! ¡Siempre con la cabeza en las nubes! ¡Tiene demasiada imaginación!

Debemos prepararlos para las dificultades de la vida, para que se conviertan en verdaderos hombres y mujeres. Hay que ser pragmático, racional, cartesiano, duro y tener los pies en la tierra.

Y he aquí que llega la adolescencia con el comienzo del abandono de los sueños para algunos o en el enfrentamiento con «las realidades del mercado de trabajo» para otros, etc…

¿Dónde está la poesía activa? ¿Dónde están los sueños? ¿Dónde está la ligereza y la inocencia? ¿Dónde están las risas de antaño?

¿Y si ambas cosas no fueran incompatibles? ¿Y si esta parte analítica, organizativa y realista se pusiera al servicio de esta imaginación? ¿De estos sueños? ¿Qué pasaría si todos descargaran esta carga terrenal y usaran toda esta energía disponible para construir sus sueños?

No estoy hablando de sueños materialistas porque hay sueños y sueños…

Hay quienes sueñan con ser famosos, con tener una gran casa, un coche, ser físicamente inmortales, dar la vuelta al mundo, etc… No estoy hablando de esos sueños, en absoluto. Estoy hablando de aquellos en los que sólo reinan la Bondad, la Justicia y la Verdad.

Es en este sentido que la imaginación juega un papel esencial en la resolución de problemas «concretos» o en la superación de un obstáculo. La imaginación, usada sabiamente, se convierte en una puerta abierta a escenarios que se creían imposibles de alcanzar.

La creatividad y el ingenio son energías que ya tenemos en nosotros. Algunos dan más espacio a su creatividad que otros y cada cual lo expresa en su propio estilo.

Así que no, no acepto lo que está sucediendo en este mundo, pero uso un mínimo de imaginación para sembrar a mi escala lo que quiero que sea este mundo. ¡Empezando por mí misma!


Cuestionamientos, soltarse, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright © 2018 harmony-stars.com. Tous droits réservés.
Top